Técnicas de aceptación para reducir la ansiedad y la preocupación

Albert Bonfil, PsyD 19 de junio de 2014 Técnicas de aceptación para reducir la ansiedad y la preocupación Albert Bonfil, PsyD 19 de junio de 2014

Las personas que tienen dificultades para controlar su ansiedad generalmente se preocupan mucho por muchas cosas. Esto se conoce como ansiedad generalizada. Un factor que a menudo alimenta la ansiedad generalizada es la dificultad para aceptar la ausencia de certeza. Para la mayoría de las personas, la incertidumbre sobre áreas importantes de la vida es desagradable. Puede parecer que la vida sería más fácil si supieras de antemano cómo resultará todo. Lamentablemente, ésta no es una expectativa realista. Con la vida viene la incertidumbre. Las personas que luchan con esto a menudo terminan preocupándose por cosas sobre las que tienen muy poco control, lo que les provoca ansiedad y estrés indebidos.

Una solución para combatir la incertidumbre… es simplemente aceptar la incertidumbre. Al elegir tolerar voluntariamente no saber cómo se desarrollarán las situaciones, gastamos menos energía librando batallas innecesarias y enredándonos en cosas que son inútiles. La aceptación no significa necesariamente disfrutar de la incertidumbre. Simplemente significa reconocer que existe un grado de desconocimiento en todo lo que hacemos y elegir no luchar contra esta realidad. A continuación se presentan formas en las que puede aprender a orientar su mente hacia la aceptación de la incertidumbre:

Sopese los pros y los contras de aceptar la incertidumbre: identifique las razones por las que luchar contra la incertidumbre parece útil o seguro, así como las formas en que es ineficaz. Lo más probable es que las desventajas superen a las ventajas. Ser consciente de esto puede ayudarte a dejar la lucha y abrazar lo desconocido.

Identifique áreas de su vida en las que ya esté aceptando la incertidumbre: es probable que ya esté haciendo esto, ya sea con los atascos de tráfico en su viaje al trabajo, visitando un nuevo restaurante o conociendo gente nueva. Tómate un momento para considerar cómo es útil aceptar cierto grado de incertidumbre en estas situaciones y aplica la misma actitud en áreas más desafiantes de tu vida.

Analiza qué significa para ti la incertidumbre: A veces, automáticamente asociamos la incertidumbre con un resultado negativo sin ser conscientes de ello. Si hace esto, dé un paso atrás en este patrón de pensamiento e identifique realmente si hay alguna evidencia de esto. Tómese un momento más e identifique la evidencia en contra de esta suposición. Lo más probable es que, al pensar en la incertidumbre desde esta nueva perspectiva, parezca menos amenazante y no necesariamente negativa.

Imagínese cómo sería la vida sin incertidumbre: aunque una sensación de certeza puede ser útil para la planificación, es probable que demasiada certeza haga la vida bastante aburrida. ¿Qué tan divertidas serían las películas si supieras exactamente lo que sucederá en cada paso del camino? Y con absoluta seguridad no habría sorpresas agradables. Imaginar lo que sucedería si realmente cumpliéramos nuestro deseo y todo fuera más seguro puede hacernos pensar dos veces y considerar que la incertidumbre conlleva algunos beneficios que normalmente pasamos por alto.

La próxima vez que te pongas tenso al encontrarte con un sentimiento de incertidumbre, recuerda estas diferentes formas de relacionarte con la situación y observa qué sucede. Es posible que descubra que puede manejar con más calma lo que sea que tenga en el plato y que pueda apreciar algunos de los beneficios de la incertidumbre.

Esta técnica para reducir la ansiedad proviene de un tratamiento cognitivo conductual para los trastornos de ansiedad que se ha demostrado eficaz para reducir significativamente los síntomas de ansiedad en el 70-80% de los pacientes (Durham, 1995). Compare eso con la terapia de conversación tradicional, que ayuda a alrededor del 30% de los pacientes con ansiedad generalizada y lleva el doble de tiempo. Haga clic aquí para obtener más información sobre la terapia cognitivo-conductual para los trastornos de ansiedad.

Durham, RC (1995). Comparación de tratamientos para el trastorno de ansiedad generalizada: respuesta. Revista británica de psiquiatría, 166, 266-267.

Todo el material proporcionado en este sitio web es sólo para fines informativos. Se debe buscar la consulta directa de un proveedor calificado para cualquier pregunta o problema específico. El uso de este sitio web de ninguna manera constituye un servicio o asesoramiento profesional.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *