¿Se puede tener dolor de garganta debido a la ansiedad y el estrés?

Albert Bonfil, PsyD 5 de febrero de 2024 ¿Puede sufrir dolor de garganta debido a la ansiedad y el estrés? Albert Bonfil, PsyD 5 de febrero de 2024

En esta guía

Para muchos, el primer signo de enfermedad es un dolor de garganta leve que aumenta de intensidad con el tiempo. Esto puede ser un síntoma de una infección bacteriana, como una infección de garganta, o un virus como la gripe, la faringitis estreptocócica o el resfriado común. Sin embargo, muchas personas sufren de dolor de garganta crónico sin ninguna enfermedad fisiológica como causa. A veces, visitan a numerosos médicos intentando encontrar una causa física, gastando mucho tiempo y dinero pero sin obtener ninguna respuesta. Para algunas de estas personas, la respuesta puede ser psicológica: dolor de garganta por estrés y ansiedad.

El estrés causa síntomas físicos

En realidad, la ansiedad puede ser responsable de muchos síntomas físicos que experimentamos. Los síntomas de ansiedad pueden ser responsables de malestar gastrointestinal severo, siendo el ejemplo más común el síndrome del intestino irritable, un trastorno digestivo que se cree que es causado principalmente por la ansiedad. La ansiedad también afecta al sistema cardiovascular; Muchas personas que experimentan síntomas como dificultad para respirar, frecuencia cardíaca rápida y dolor en el pecho a menudo acuden a la sala de emergencias pensando que están sufriendo un ataque cardíaco, cuando en realidad están sufriendo un ataque de pánico. Y eso nos lleva al tema de este artículo: el dolor de garganta provocado por la ansiedad y el estrés. Cuando los médicos no pueden encontrar una razón médica para el síntoma, es hora de considerar que la ansiedad y el estrés pueden estar afectando su garganta.

¿Cómo causa la ansiedad dolor de garganta?

Cuando el cuerpo experimenta estrés o ansiedad, se pone en marcha una cascada de respuestas fisiológicas. La respiración rápida y el aumento de la tensión muscular se encuentran entre las reacciones inmediatas, las cuales pueden contribuir al malestar en la garganta. Esta interacción dinámica entre la respuesta emocional y la reacción física subraya la relación interdependiente entre la mente y el cuerpo.

Afonía

Una afección relacionada con el estrés debido a la ansiedad, llamada disfonía, es un ejemplo común de esta interacción entre la emoción y la respuesta física. En la disfonía, la tensión inducida por el estrés afecta a los músculos que controlan la laringe. Esto puede provocar síntomas como ronquera, voz entrecortada, opresión en la garganta y dolor de garganta, especialmente al hablar. Aunque esta afección puede parecer más bien una molestia menor, el dolor de garganta puede ser debilitante para quienes utilizan la voz para su carrera, como los profesores y los cantantes.

disfagia

La ansiedad puede provocar una afección conocida como disfagia, un trastorno de la deglución. Estudios recientes destacan el importante papel que desempeña la ansiedad en la gravedad de la disfagia. Una manifestación común de disfagia es que las personas sientan ansiedad y luego noten dificultad para tragar, lo que les lleva a concentrarse más intensamente en la deglución. El problema con este patrón es que cuanto más te concentras en intentar tragar, más difícil puede resultar. Debido a que la dificultad para tragar puede ser un signo temprano de trastornos neurodegenerativos como la esclerosis múltiple o el Parkinson, las personas temen tener una de estas enfermedades graves, lo que aumenta su ansiedad y, por tanto, su disfagia en un bucle de retroalimentación perpetua.

Sensación de globo

Además, la ansiedad puede provocar una sensación de globo: una sensación de nudo en la garganta sin presencia física, a veces acompañada de tos. Si bien esta afección no suele ser dolorosa, la sensación tiende a empeorar durante períodos de mayor estrés, lo que refleja la relación entre los estados emocionales y los síntomas físicos. Las investigaciones sugieren que hasta el 96 por ciento de las personas con esta sensación de nudo en la garganta informan que los síntomas empeoran durante períodos de carga emocional, lo que subraya aún más cómo la ansiedad puede afectar la garganta y los síntomas de la garganta.

Comprender cómo la ansiedad causa e influye en estas condiciones es crucial para las personas que buscan controlar y aliviar los síntomas físicos asociados con el malestar de garganta inducido por el estrés.

Identificar el dolor de garganta relacionado con la ansiedad

Reconocer los signos reveladores de un dolor de garganta relacionado con la ansiedad y diferenciarlos de los signos y síntomas fisiológicos es importante para encontrar una cura para el dolor de garganta. Ciertos indicadores pueden servir como guías valiosas, indicando que el malestar en la garganta puede estar relacionado con niveles elevados de estrés.

Los signos comunes de dolor de garganta relacionado con la ansiedad incluyen tendencias como respirar por la boca y garganta seca, como resultado de respiraciones rápidas y superficiales que a menudo acompañan a los estados de ansiedad. La hiperventilación, también conocida como respiración rápida, también puede contribuir al malestar en la garganta. Además, el aumento de la tensión muscular, acompañante frecuente de la ansiedad, puede manifestarse como una sensación de opresión o opresión en la garganta. La mejor manera de descartar una causa fisiológica es controlar los síntomas a lo largo del tiempo. Si los síntomas disminuyen o desaparecen a medida que la ansiedad se disipa, es probable que se trate de un dolor de garganta causado por el estrés y la ansiedad.

Sin embargo, es importante consultar primero a un médico para detectar una causa física. Los signos comunes de infección u otras enfermedades físicas suelen estar marcados por inflamación de amígdalas, congestión nasal, tos húmeda, fiebre, dolores corporales y otros indicadores distintos de infecciones o alergias. Comprender estas distinciones ayuda a una identificación precisa y una gestión específica de la causa raíz, guiando a las personas hacia vías apropiadas de alivio. Aprender a reducir el estrés y la ansiedad no beneficiará a tu garganta si no tratas una afección física como la faringitis estreptocócica, que puede ser muy peligrosa si no se trata.

Uso de la terapia cognitivo-conductual para reducir la ansiedad y el dolor de garganta

La terapia cognitivo-conductual (TCC), universalmente considerada el tratamiento de referencia para los síntomas de ansiedad y estrés, es el método psicológico más respaldado por la investigación para tratar los trastornos de ansiedad.

TCC para calmar la ansiedad en el momento

Existen varias estrategias rápidas de TCC que son fáciles de implementar para reducir la ansiedad de inmediato. Éstas incluyen:

  1. Respiración rítmica: la respiración rítmica, a veces llamada “respiración cuadrada” o “respiración de relajación”, es una forma rápida de calmar el cuerpo de inmediato. Los ejercicios de respiración funcionan activando el sistema nervioso parasimpático, que es la parte de su sistema nervioso que lo calma después de sentir la respuesta de lucha o huida. Lo bueno es que sólo tarda unos minutos en empezar a funcionar. Obtenga más información sobre las técnicas de respiración CBT para la ansiedad.

  2. Relajación muscular progresiva: la relajación muscular progresiva es similar a la respiración controlada en el sentido de que utiliza la neuroquímica del cuerpo para calmar el sistema nervioso central y detener la liberación de hormonas del estrés. Funciona tensando y luego liberando cada músculo, uno por uno. Primero, tensar un músculo permite liberar la tensión y relajarse más plenamente, lo que da como resultado una sensación general de calma corporal. Aprender más acerca de Relajación muscular progresiva.

  3. Meditación Mindfulness: El mindfulness es una antigua técnica de meditación que los psicólogos han adaptado para reducir el estrés y la ansiedad. La característica principal del mindfulness es aprender a desvincularse de las preocupaciones y a estar anclado en el momento presente. Aquí tienes una técnica de atención plena rápida y sencilla que puedes practicar en cualquier momento: La habilidad Mindfulness STOP.

  4. Distracción: Hay muchas formas de distraerse temporalmente de la ansiedad: salir a caminar, jugar un videojuego, hacer un crucigrama. Cualquier actividad que ocupe tu mente la desconecta de las causas del estrés y la ansiedad. Aprenda algunas formas útiles de distraerse de las preocupaciones aquí.

Soluciones a largo plazo para la ansiedad

Si bien las soluciones breves pueden ser útiles y rápidas en el momento, las personas con problemas de ansiedad más persistentes, como el trastorno de ansiedad generalizada, se benefician más de la terapia cognitivo-conductual breve para los trastornos de ansiedad. A continuación se muestra una lista de algunos de los componentes más comunes de este tratamiento.

  1. Reestructuración cognitiva: la reestructuración cognitiva es un componente clave de la terapia cognitivo-conductual (TCC) que aborda los patrones de pensamiento distorsionados que contribuyen a los trastornos de estrés y ansiedad. Al identificar y desafiar los patrones de pensamiento negativos, las personas pueden replantear sus percepciones de los factores estresantes, fomentando una perspectiva más equilibrada y realista. Esta técnica permite a las personas reemplazar los pensamientos desadaptativos con alternativas más saludables, promoviendo la resiliencia y reduciendo el impacto emocional de los factores estresantes.

  2. Terapia de exposición: La terapia de exposición es un enfoque sistemático y basado en evidencia para tratar los trastornos de ansiedad exponiendo gradualmente a las personas a estímulos o situaciones temidas. A través de una exposición controlada e incremental, las personas aprenden a afrontar y gestionar sus ansiedades, lo que con el tiempo conduce a la desensibilización. Este enfoque terapéutico ayuda a romper el ciclo de evitación y miedo, promoviendo una sensación de dominio sobre situaciones que antes provocaban ansiedad y contribuyendo a la reducción de la ansiedad a largo plazo.

  3. Terapia basada en la atención plena: terapias basadas en la atención plena, como Reducción del estrés basada en la atención plena (MBSR), cultivar la conciencia del momento presente y la aceptación sin prejuicios. Al entrenar a las personas para que se concentren en la respiración, las sensaciones corporales y los pensamientos sin apegos, la atención plena fomenta una mayor sensación de autoconciencia y regulación emocional. Esta práctica permite a las personas responder a los factores estresantes con claridad y resiliencia, reduciendo el impacto general de la ansiedad en el bienestar mental.

  4. Aceptación: La aceptación, como componente de la Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT), anima a las personas a aceptar sus emociones sin juzgarlas mientras se comprometen con acciones alineadas con los valores. Este enfoque enseña a las personas que experimentar malestar y ansiedad es una parte natural de la vida y, al aceptar estos sentimientos sin resistencia, pueden crear un espacio para el crecimiento personal y una vida más plena. Cuanto menos consumidas están las personas tratando de controlar su ansiedad, más capaces serán de involucrarse en lo que importa, reduciendo naturalmente los niveles nocivos de ansiedad.

  5. Resolución de problemas: la terapia de resolución de problemas equipa a las personas con técnicas estructuradas para abordar y gestionar los factores estresantes de forma eficaz. Al dividir los problemas en componentes manejables, las personas aprenden a identificar soluciones y a dar pasos prácticos hacia su resolución. Este enfoque activo y centrado en soluciones le permite controlar su ansiedad para recuperar una sensación de control sobre su vida, reduciendo el impacto de los factores estresantes y promoviendo estrategias de afrontamiento adaptativas.

Obtenga ayuda para su ansiedad y estrés

Si está listo para dar el primer paso hacia una vida más saludable y equilibrada, comuníquese hoy con Cognitive Behavioral Therapy Los Angeles.

Psicólogos expertos: nuestro centro cuenta con psicólogos experimentados que son expertos en el campo, y muchos de ellos también se desempeñan como educadores estimados en las mejores universidades de Los Ángeles.

Varias ubicaciones y en línea: con varias ubicaciones convenientes en Los Ángeles y la opción de terapia en línea, nuestro equipo dedicado está comprometido a brindar atención integral y accesible.

Tratamiento de vanguardia: en Cognitive Behavioral Therapy Los Ángeles, ofrecemos exclusivamente los tratamientos psicológicos más avanzados y basados ​​en evidencia, lo que garantiza que usted reciba el más alto nivel de atención. Nuestro compromiso de utilizar los últimos avances en el campo subraya nuestra dedicación a proporcionar intervenciones terapéuticas efectivas y científicamente validadas.

No permita que la ansiedad o el estrés lo detengan: capacítese para superar estos desafíos con el apoyo y la orientación de nuestros profesionales capacitados. Tome el control de su bienestar mental y comuníquese ahora con Cognitive Behavioral Therapy Los Ángeles. Tu viaje hacia una vida más plena y resiliente comienza aquí.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *