Qué causa la depresión: causas conductuales

Albert Bonfil, PsyD 25 de junio de 2014 Qué causa la depresión: causas conductuales Albert Bonfil, PsyD 25 de junio de 2014

Más del 16% de los estadounidenses experimentan depresión clínica en algún momento de sus vidas. Numerosos estudios recientes han arrojado luz sobre algunos de los factores biológicos que hacen que alguien esté predispuesto a deprimirse. Sin embargo, no todas las personas con estos marcadores genéticos padecen depresión. Los factores ambientales y de comportamiento dictan si esas latencias se manifiestan durante el curso de la vida. A continuación se muestra una lista parcial de posibles causas conductuales de la depresión, junto con sus soluciones conductuales.

No tener experiencias gratificantes: esto puede adoptar numerosas formas. A veces, las personas experimentan una pérdida importante, como la pérdida de un ser querido o la pérdida de un papel valioso en el trabajo. Sin reemplazar la antigua fuente de recompensa por algo nuevo, las personas tienen muchas más probabilidades de deprimirse. La pérdida de recompensa también puede manifestarse por no participar en muchas actividades gratificantes. Al no tener pasatiempos agradables, salir con amigos o realizar un trabajo que uno considere significativo, es difícil mantener un estado de ánimo optimista. Por último, no participar en la recompensa personal, como elogiarse a uno mismo o darse un capricho por un trabajo bien hecho, también entra en esta categoría. La solución para todas estas causas es aumentar de forma gradual y constante las conductas que tienen potencial de recompensa. A primera vista, esto puede parecer una solución fácil, pero puede resultar difícil encontrar la motivación para gastar energía cuando se está deprimido. Por suerte, existe un tratamiento cognitivo conductual diseñado expresamente para este fin, llamado activación conductual.

No utilizar habilidades para resolver problemas: cuando te encuentras con problemas que sientes que no puedes resolver, puedes ser más vulnerable a la depresión. Cuanto más pasivo te vuelvas ante los problemas, menos probabilidades habrá de que se resuelvan. Si tu hábito es sentir que los problemas son inútiles y no hacer nada para resolverlos, terminarás llevando una vida en la que muy rara vez obtendrás lo que deseas. El remedio es cambiar tu orientación hacia los problemas, de ser la víctima de los problemas a ser quien los soluciona. Si algo no sale bien en el trabajo, piense en soluciones y comprométase con una. Si no aprecias cómo te trata alguien, díselo asertivamente y pídele lo que quieres. Si no sabe la respuesta a una pregunta, investigue la respuesta. Enfrentar situaciones difíciles de frente con soluciones es generalmente una forma más eficaz de afrontarlas.

Circunstancias cambiantes: Lo único que es constante en la vida es el cambio. Los grandes cambios en la vida, como mudarse a una nueva ciudad o convertirse en padre, pueden requerir nuevos aprendizajes y, en ocasiones, pueden hacer que las personas se sientan no preparadas o mal preparadas para afrontar la vida. Una forma de abordar esto es abordar los cambios con cierto grado de aceptación, dejando de lado las expectativas. Orientar la mente hacia la aceptación puede ayudarnos a estar más dispuestos a experimentar circunstancias menos que ideales y a sacar lo mejor de una situación difícil, usándola como una oportunidad para crecer.

Sentirse impotente: si se encuentra en una situación en la que siente que, sin importar lo que haga, tendrá las mismas experiencias poco gratificantes, puede ser más vulnerable a la depresión. Las personas que se sienten así a menudo se dan por vencidas después de un tiempo y determinan que, sin importar lo que hagan, no pueden cambiar las cosas para mejor. Si este es el caso, puede resultar útil pensar en las cosas de otra manera. Habla de la situación con algunos amigos y permítete pensar en todo tipo de soluciones, incluso aquellas que no te imaginas haciendo. Después, es posible que tengas una perspectiva diferente sobre cómo arreglar las cosas. A veces, muy raramente, por valientes que sean nuestros esfuerzos, algunos entornos son simplemente intransigentes. En esos casos, después de haber agotado todas las demás estrategias, puede ser mejor cortar los vínculos con ese entorno y encontrar una que sea más productiva.

Pasividad: Si no tienes la costumbre de pedir lo que quieres, probablemente no tengas la costumbre de conseguir lo que quieres. Cuanto menos consigas lo que deseas, menos motivos tendrás para sentirte feliz. Las personas suelen ser pasivas porque temen alguna consecuencia negativa al hablar. Por lo general, tras una investigación, estas consecuencias negativas son poco probables y son más suposiciones impulsadas por las emociones que hechos. A muchas personas les preocupa que si son asertivos con alguien, esa persona se enojará o pensará menos en ellos. La manera de ser más asertivo si le preocupa que su relación con la otra persona pueda estar en riesgo es examinar estas suposiciones y determinar qué tan probables son. Examinar nuestros pensamientos de forma algo objetiva puede ser una tarea muy difícil y requiere la ayuda de un terapeuta cognitivo capacitado. Haga clic aquí para obtener más información sobre la terapia cognitiva para la depresión.

Existen varias causas conductuales de depresión y se han investigado y probado clínicamente remedios cognitivo-conductuales. La depresión es un problema psicológico grave. Si experimenta síntomas de depresión, no se recomienda que lo haga solo y pruebe estas técnicas usted mismo, sino que busque la ayuda de un psicólogo cognitivo conductual capacitado. La terapia cognitivo-conductual para la depresión suele ser significativamente más corta que la terapia de conversación tradicional, dura solo de 12 a 20 sesiones y es significativamente más efectiva. Haga clic aquí para obtener más información sobre la terapia cognitivo-conductual.

Todo el material proporcionado en este sitio web es sólo para fines informativos. Se debe buscar consulta directa con un proveedor calificado para cualquier pregunta o problema específico. El uso de este sitio web de ninguna manera constituye un servicio o asesoramiento profesional.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *