Mindfulness desde una perspectiva DBT

Albert Bonfil, PsyD 9 de septiembre de 2014 Mindfulness desde una perspectiva DBT Albert Bonfil, PsyD 9 de septiembre de 2014

Hay una gran cantidad de investigaciones sobre la meditación de atención plena. y sus beneficios. En la terapia dialéctica conductual (DBT), las habilidades de atención plena se consideran el componente central para mejorar la regulación de las emociones. atención plena DBT se enseña y revisa durante todo el tratamiento, y la atención plena comienza en cada sesión de entrenamiento de habilidades. Esto se debe a que todas las demás habilidades de regulación de las emociones en DBT dependen de la capacidad de practicar la atención plena en DBT. A pesar de esta posición central de la atención plena de la DBT entre las habilidades de la DBT, a menudo se malinterpreta su función de reducir la sensibilidad emocional y regular las emociones.

¿Qué es la atención plena DBT?

En pocas palabras, el término mindfulness se refiere a la práctica de llevar la mente al momento presente. Dicho de otra manera, la atención plena es la técnica de reconocer cuando la mente está atrapada en un pensamiento y devolverla a la experiencia presente. atención plena DBT añade otra dimensión a la práctica tradicional de la atención plena: atención plena sin juicio. Al practicar la conciencia centrada en el presente sin juzgar, podrá prestar atención a los pensamientos, sentimientos y comportamientos sin involucrarse en la autoinvalidación responsable de la desregulación emocional persistente.

Suena simple, pero la mayoría de las personas dedican una pequeña porción de su día a estar conscientes de sus vidas. Por lo general, nos desconectamos de nuestra experiencia real y nos distraemos con pensamientos sobre nuestra experiencia. La mayoría de nosotros estamos tan condicionados a involucrarnos con nuestros pensamientos en lugar de con la realidad, que es muy fácil para nosotros perder de vista lo que realmente nos está sucediendo y, en consecuencia, cuál es la mejor manera de manejar lo que nos está sucediendo.

¿Cómo encaja el Mindfulness en la DBT y la CBT?

La terapia dialéctica conductual es un tratamiento que se enfoca en la desregulación de las emociones. A menudo, las personas se desregulan emocionalmente por acontecimientos aparentemente insignificantes o triviales, no por los acontecimientos en sí mismos sino por los juicios que la gente tiene sobre los acontecimientos. Por ejemplo, es posible que tenga un trabajo en el que se sienta razonablemente feliz. Digamos que trabaja en una tienda de ropa. Te gusta la ropa y te gusta interactuar con la gente, por lo que parece una buena opción. Lo que no te gusta, sin embargo, es doblar la ropa. Te resulta aburrido. Ahora, es posible que sólo tengas que doblar ropa durante unos 30 minutos de un turno de seis horas, lo que en realidad es sólo una pequeña parte del trabajo. Es posible que descubras que a medida que doblas la ropa, tu mente comienza a hacer todo tipo de juicios negativos sobre cómo doblar la ropa. “Este es terrible.” “Que perdida de tiempo.” “Esto es estúpido”. “Este trabajo es horrible”. En lugar de pasar el tiempo concentrándote en doblar la ropa, tu mente está ocupada contando todo tipo de historias inquietantes sobre esta tarea y probablemente desencadenará emociones como ira, resentimiento e incluso desesperación. Lo que es peor, estas emociones tienen una forma de colorear el resto del día. Ahora, en lugar de tolerar 30 minutos de una tarea desagradable, pasas todo el día de mal humor, juzgando negativamente todos los aspectos de tu trabajo y sintiéndote peor a cada minuto. Debido a que estar de mal humor la mayor parte del día, la mayoría de los días, es muy desagradable, comienzas a juzgar tu estado de ánimo y a pensar: “No puedo soportar esto más”. Entonces, lo que comenzó como algo relativamente insignificante ha causado mucho sufrimiento.

Un enfoque consciente a este dilema sería abordar la tarea desagradable con un espíritu de aceptación, dispuesto a participar en ella sin emitir muchos juicios al respecto. En el momento en que notas un juicio, te concentras en doblar la ropa, consciente de la sensación de la tela contra tus dedos. Notando el movimiento de tus brazos. Describir el olor de la tela nueva cuando llega a tu nariz en oleadas. Al comprometerse plenamente con la tarea y volver la mente hacia ella repetidamente, hay poco lugar para atribuciones negativas. Es posible que ahora incluso le resulte una actividad tranquilizadora y reconfortante. Esta es una forma en que la atención plena puede ayudar a evitar una espiral descendente emocional.

El mindfulness también puede ser eficaz para ayudarnos a tomar las mejores decisiones. Las personas con desregulación emocional generalizada a menudo tienen historias llenas de otros que invalidan sus deseos, necesidades, pensamientos y sentimientos. Con el tiempo, la invalidación persistente desde el exterior alimenta la invalidación interna. Después de un tiempo, las personas con desregulación emocional aprenden a invalidar su propia experiencia, habiendo aprendido que fue incorrecta, mala o peligrosa por alguna razón. Las personas que saben invalidarse a sí mismas tienden a perder el contacto con su propia experiencia. Ya no consideran sus propias opiniones. Ya no saben dónde encontrar su propia intuición. En consecuencia, los autoinvalidadores viven vidas inconsistentes con sus propios valores y sueños. No les resulta importante sacrificar sus necesidades por las de otra persona. Todo esto resulta en personas que no hacen lo mejor para sí mismas, lo cual es una manera difícil de vivir la vida. Como resultado, son más infelices y, por lo tanto, más propensos a desregularse emocionalmente.

Finalmente, la atención plena puede ayudar con la desregulación emocional al ayudar a abandonar la lucha con las emociones dolorosas. Una de las razones por las que las personas desarrollan desregulación emocional es porque intentan reprimir o controlar sus respuestas emocionales a las cosas. Tratar de controlar una emoción es como intentar agarrar con fuerza una gelatina. Cuanto más lo intentas, más desorden hace. Con las emociones, cuanto más intentamos controlarlas, más intensas se vuelven y más persisten. Desafortunadamente, debido a un entorno plagado de invalidaciones por parte de los demás, hay presión desde el exterior para controlar las emociones, lo que lleva a emociones más intensas, a más invalidaciones, etc. Esto tiende a convertirse en un circuito de retroalimentación que se perpetúa a sí mismo.

Experimentar las emociones de forma consciente es lo opuesto a la estrategia de control. Con atención plena, simplemente observas lo que surge de la emoción. Notas una sensación de que tienes la cara sonrojada. Notas un nudo en la garganta. Notas todas las experiencias que son emoción, y lo haces no con la intención de suprimirlas, sino al servicio de aceptarlas incondicionalmente todas y cada una de ellas. Hay una vieja expresión que dice que no se puede discutir con una emoción. Esto se debe a que la emoción está ahí por una razón, por lo que lo mejor que se puede hacer es tolerarla sin aferrarse ni alejarse. Es un enfoque paradójico, pero el resultado final son experiencias emocionales menos perturbadoras y de menor duración. Las emociones naturalmente van tal como vinieron. Darles permiso para estar ahí permite que las emociones sigan su curso natural como sensaciones fugaces, cambiantes y dinámicas.

Estas son algunas de las principales razones por las que se confía tanto en la atención plena en la terapia dialéctica conductual. Hay muchos otros usos de la atención plena en el tratamiento. De hecho, como se mencionó anteriormente, cada habilidad se basa en una base de atención plena, por lo que hay tantos usos de la atención plena como habilidades, y más.

Uno de los puntos más importantes de la práctica de mindfulness es que es muy difícil. Nuestros cerebros están programados para emitir juicios, viajar en el tiempo y crear historias. En cierto modo, trabajar para ser conscientes va en contra de la biología de nuestro cerebro. Nadie es perfecto en esto. Por suerte, no es necesario ser perfecto en ello. Podemos experimentar el beneficio real de la atención plena cuando notamos que no estamos siendo conscientes y elegimos volver nuestra mente al ahora. Ése es el poder de la atención plena: reconocer cuando no estamos atentos. Si nos distraemos mil veces, tenemos mil oportunidades de darnos cuenta y desviar nuestra atención. Es un poco como pescar con mosca. Tu mente lanza su línea a lugares remotos cuando estás distraído, y luego la vuelves a recoger cuando reorientas tu mente hacia el presente. Y al igual que la pesca con mosca, este proceso ocurre una y otra vez. Varias veces en el transcurso de un minuto. Y cuanto más practicamos, más fácil resulta reconocer cuándo la mente ha abandonado el edificio. Y cada vez que practicamos, ganamos un poco más de claridad y control.

Terapia cognitivo-conductual Los Ángeles es una práctica terapéutica de psicólogos expertos con el más alto nivel de formación y experiencia en brindar un tratamiento basado en evidencia. Haga clic en el botón a continuación para hacer una pregunta o programar una consulta para determinar si la TCC es adecuada para usted.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *