Detener el perfeccionismo: 5 técnicas para ser feliz con lo suficientemente bueno

Albert Bonfil, PsyD 10 de julio de 2014 Detener el perfeccionismo: 5 técnicas para ser feliz con lo suficientemente bueno Albert Bonfil, PsyD 10 de julio de 2014

El perfeccionismo se refiere a un estilo de pensamiento de todo o nada en el que si algo no es “perfecto”, se percibe como inútil. Aunque el perfeccionismo puede ser en parte responsable del éxito y de los altos estándares, a menudo conduce a ansiedad, frustración y evitación de proyectos importantes. A continuación se muestran algunas formas de repensar las tendencias perfeccionistas.

Haga un balance de los costos del perfeccionismo: ¿Mantenerse en un nivel irrealmente alto le beneficia o le obstaculiza en general? ¿Es responsable del aumento del estrés y el agotamiento por trabajar más duro de lo necesario? Cuando no alcanzas la perfección, ¿te sientes desmoralizado? Reconocer el precio que el perfeccionismo puede cobrar en su calidad de vida puede hacer que reconsidere su compromiso con la perfección. ¿Hay realmente algo de “perfecto” en alguna de estas consecuencias negativas?

Considere plenamente lo que cree que es tan malo de cometer un error: los perfeccionistas suelen ser reacios a cometer errores. Esto es problemático porque los errores pueden ser poderosas experiencias de aprendizaje. Si no está dispuesto a cometer un error, tómese un momento para considerar qué tiene de malo cometer un error de vez en cuando. ¿Podrías vivirlo? ¿Tomarías medidas para corregirlo? ¿Podría mejorar tu rendimiento la próxima vez? Si es así, tal vez esté cometiendo un error al no dejar espacio para los errores.

Experimente con la imperfección calculada: si tiene miedo de que suceda lo peor si pierde la expectativa de perfección, experimente con lo que realmente sucedería si apuntara a la media. Encuentre algo que haga y que reconozca que es demasiado cauteloso, o algo en lo que tenga tendencia a exagerar. Si estás acostumbrado a dar el 100%, calcula cómo sería el 80% y pruébalo varias veces. Si realmente ibas más allá antes, es probable que nadie se dé cuenta.

Haga un inventario de los errores pasados: tómese un momento para escribir algunos de sus errores pasados ​​más memorables. Si tiendes al perfeccionismo, tu mente probablemente se arrepienta. En lugar de seguir este reflejo, escriba todos los aspectos positivos o resultados positivos que surgieron como resultado del error. ¿Aprendiste algo del error? ¿El error te hizo estar más disponible para otra oportunidad que se presentó? Centrarse en las formas en que los errores pueden ser útiles podría ayudarle a hacerles un poco más de espacio y a ser un poco más amable consigo mismo cuando ocurran.

Muestra bondad hacia ti mismo: si tu perfeccionismo es el resultado de una dura crítica interna, practica equilibrar la crítica con una voz más amable y gentil. Date permiso para ser “lo suficientemente bueno”. Sea cálido consigo mismo cuando flaquee. Si aprende a cometer errores menos desagradables y se ahorra todo el diálogo interno negativo, descubrirá que son más fáciles de manejar.

El perfeccionismo a menudo puede desencadenar depresión o ansiedad crónica. Las intervenciones anteriores son parte del tratamiento cognitivo conductual para el perfeccionismo. Haga clic aquí para obtener más información sobre cómo la terapia cognitivo-conductual puede ayudarle.

Todo el material proporcionado en este sitio web es sólo para fines informativos. Se debe buscar consulta directa con un proveedor calificado para cualquier pregunta o problema específico. El uso de este sitio web de ninguna manera constituye un servicio o asesoramiento profesional.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *