Curar el insomnio mediante la preocupación constructiva

Albert Bonfil, PsyD 27 de abril de 2014 Curar el insomnio mediante la preocupación constructiva Albert Bonfil, PsyD 27 de abril de 2014

Si tienes dificultades para conciliar el sueño por la noche, uno de los problemas puede ser que tu mente tarde demasiado en desconectarse. Mucho después de que su cuerpo se haya desacelerado, su mente sigue girando a su ritmo habitual, ajena al hecho de que necesita apagarse para pasar la noche. A menudo, esto se debe a que nuestra mente está ocupada procesando pensamientos sobre problemas importantes que deben resolverse. Desafortunadamente, la hora de dormir no es el momento para solucionar problemas. Si se ha acostumbrado a planificar, repetir, preparar o resolver cosas cuando su cabeza golpea la almohada, es probable que estos pensamientos lo mantengan despierto mucho más tiempo del que le gustaría, privándole del sueño que tanto necesita. Este pensamiento es, en última instancia, ineficaz y es lo que se llama preocupación no constructiva.

Entonces, ¿existe una cura? Pues sí, lo hay. Es lo opuesto a la preocupación no constructiva y, acertadamente, se la denomina preocupación constructiva. La preocupación constructiva implica hacer toda la planificación antes de acostarse, en lugar de durante ella. Así es como va:

1. Reserve un tiempo temprano en la noche (unas horas antes de acostarse) para planificar o preocuparse que normalmente pospondría hasta la hora de acostarse. Anota cualquier problema o problema al que te enfrentes.

2. Escriba el siguiente paso para acercarse a la solución del problema. El siguiente paso no tiene por qué ser la solución definitiva al problema, ya que muchos problemas requieren una serie de pasos para llegar a una resolución real.

  • Si sabe cómo solucionar el problema, escriba la solución.

  • Si no conoce la solución y necesita consultar con alguien o investigar un poco, escríbalo.

  • Si se da cuenta de que en realidad no es un problema importante y que lo solucionará cuando surja, escríbalo.

  • Si se trata de un problema importante que no tiene una buena solución, lo que significa que tendrás que aceptarlo o afrontarlo, ese es el siguiente paso. Escribe eso.

3. Pon esta lista en tu mesa de noche antes de acostarte. Cuando empiece a preocuparse a la hora de acostarse, recuerde que ya ha solucionado su problema lo mejor posible. Incluso puedes decirte a ti mismo que volverás a trabajar en el problema mañana por la noche si es necesario, pero que tratar de resolver los problemas mientras estás medio dormido probablemente no dará ningún tipo de solución.

4. Vuelve tu mente hacia el sueño.

Hay investigaciones que demuestran que esta técnica puede ayudar a curar el insomnio e incluso reducir la preocupación durante el día siguiente.

Todo el material proporcionado en este sitio web es sólo para fines informativos. Se debe buscar consulta directa con un proveedor calificado para cualquier pregunta o problema específico. El uso de este sitio web de ninguna manera constituye un servicio o asesoramiento profesional.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *